Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 27 de octubre de 2014

Morir en el intento.

No hables.
Puedo adivinar la mirada que seguro estás poniendo. Lo siento. Soy yo otra vez. Sí, estoy bien. ¿Sabes? Estaba pensando en nosotros, oh, bueno, sí, estaba pensando en yo con respecto a ti.
Puede que algún día escuches esas canciones que quise enseñarte pero que nuca llegaste a entender, podrías olvidar tu yo egoísta y ser tu yo nocturno, esa yo de entre mis sábanas, y dejarte llevar por las voces de aquellos que me hicieron volar. 
"¿Salimos a fumar?" no, ya no fumo. Confundí los dolores del pecho con el humo del tabaco y decidí dejarlo por prescripción médica. Porque seguir era ya jugar a ser nihilista pero no es igual de divertido si no lo haces tú.

Todo esto me recuerda a cuando escribía miles da palabras a tu nombre en este blog de sal, pensé que el mundo podría entender algo de lo que quise decirte y que sólo quedaba en intentos. 
Hace ya mucho que dejé de pensar en esto como lo que pudo haber sido y me centré en no pensarlo pero últimamente me ha dado por destapar los botes mal cerrados y joder, hay unos cuantos. Son las ventajas de quedarse atrás, de verlos huir a un mundo de puertas abiertas. Revivirlo todo otra vez pero ahora sin la ayuda de nadie. 

Supongo que esto describe mi yo actual, no es mi yo cansado, ni siquiera es mi yo nocturno, sólo es mi yo abierto en canal.  

sábado, 18 de octubre de 2014

Imbécil.

"Sentirse como un puzzle en manos de un imbécil" 
Ray Loriga

Siento que descalabro,
que me valgo a golpes de martillo.
Derrocho indiferencia por las cuatro esquinas
de este cuadro deshecho.
Como un puzzle en las manos de un imbécil
que busca encuadrar los colores de tu poesía. 
Quiebro mi trayectoria y me desnudo buscando
otro punto de vista, 
buscando otro conjunto de emociones que me realce los ojos.
Vuelvo a destaparme en las noches de invierno, a correr en el metro
y pararme a bailar junto al andén.
A escribir socorros en otro escote de flores
y dejarme mentir,

porque es más fácil vivir
que ser.

lunes, 6 de octubre de 2014

31 and falling

En serio, burlarme como siempre habéis hecho. Repudiadme, ignorarme y huir por que os quiero y lo odio. Odio la suma, odio el conjunto, odio vuestras sonrisas beodas, odio a los reflejos, a los idiotas y a los narcisistas. Odio a los ridículos, odio a los generosos y los ignorantes. Odio a los que corren a esconderse de ellos mismos.

Tengo que contar que la vida funciona por altibajos y desde que existo se consume en números rojos. La tortilla olvidó como darse la vuelta y nos morimos de asco quemándonos siempre por el mismo lado, pateando las emociones como balones de fútbol, encajando palabras como puños.

Tengo que contar que mis noches dejaron de ser noches cuando las pasé despierto tres veces seguidas, cuando las almohadas se acostumbraron a saber a sal y las gasas gangrenaron mis heridas. A través del reflejo deduzco mi condición maleante de hijastro del demonio, error, condón pinchado, despropósito y desfigurado hijo no deseado de Dios. Está latente la humildad de mis pupilas envueltas en un egoísmo de color verde tan rabioso como el rojo de mi sangre. 





Vuelvo a suplicar retrospección al mundo, vuelvo a odiar mis manos y sus finas y débiles muñecas, vuelvo a maldecir cuando escribo. Raspo lo que queda del dulce bote que quiso ser el año pasado y que se quedó pegado a la tapa y todos saben que siempre me ha dado asco chupar el envase. Que nunca fui de los que se quedan con las migajas.
Soltarme, sabéis que no os necesito, que lo que llevo dentro está arrancado del infierno.
Dejadme morir tranquilo, hacer el mal y sembrar mi pánico. Vomitar la corrupción de mis entrañas ambiciosas en mi más absoluta soledad. Sufrir el silencio de vuestra jodida indiferencia y la lástima de los que antes fueron alguien...

Dejad que sepa que no os merezco.

sábado, 4 de octubre de 2014

Absolutamente nada.


























"No se puede respirar tanto tiempo, tantas veces,
un aire que duele"
Karim Chergui, Jaques y el Mar. 


Ya no sé por qué me duele tanto,
por qué entierro todo lo que soy bajo un
edredón de plumas en verano

Con la espalda desprotegida, ando a trompicones
retrocediendo dos pasos por cada uno que doy
volviendo la mirada aquello que intento dejar atrás
pero que voy a echar de menos

Alzarse victorioso en esta jungla de poemas
manchados de prejuicios
de falsedad e hipocresía.
Porque si hay que sangrar para triunfar en esta vida,
sangrad vosotros.

Que ya me he aprendido el camino
pero la lucidez de los hechos vuelve a dejarme marcas en la piel
y yo no quiero ir.

Estoy casi decidido a mentir,
casi decidido a elegir contar
las grietas del techo sin importunar a nadie.
Tengo más clara mi condición que vosotros
aunque eso no me sirva
para absolutamente nada.