Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 24 de agosto de 2014

Cállate.

Pierdo la mirada en un horizonte ajeno de palabras,
ignorante aficionado que rebusca entre tu basura
intentando no salir con los dedos manchados.

La descarga de la inercia replica en mi cabeza, y vive diciéndome
que yo sólo me alimento de sobras.
Que corra un año para verte y que en tu mirada apenas se muera un solsticio.
Dejó que otro la follara y entre suspiros
soltó un "te quiero" sin dueño
que anidó junto a mi oído.

Caretas de papel para una vida entera de fiesta
y ese juego de la oca imaginario donde tú eres el tablero.
Y si me toca la mentira en otra casilla de abril, cuento con los dedos:
cállate, vete, y por favor;
cierra la puerta al salir.