Se ha producido un error en este gadget.

martes, 24 de junio de 2014

Listado fortuito de mi yo suicida.

1. No veáis esto como algo para creeros fuertes ni lo veáis como los cimientos de vuestra personalidad de millones. Porque los a veces no se hacen años.
Por que esto es, tan solo, una ramificación de mi yo. De mi yo doliente e impenetrable antagonista. Un álter ego deficiente en una foto de carné por cada tres carteras.

2. Las lágrimas del cocodrilo rodarán por las mejillas de todos los que se sepan mi nombre y sus manos nefastas tocaran mi pulcro recuerdo ensuciándolo de su falsedad desmesurada. Que les creerá más fuertes.

3. Alice.
Alice sabe que esto podría ir más allá, podría tomárselo como lo que es. Podría reventar el globo de la angustia y estirar los brazos y salvar al cielo de su propia fatalidad. Algo que le ayude a dejar de fingir que está dormida.
Besar las millones de miradas sedientas de sus caderas de infarto y regresar al abrazo de sus sábanas cada noche para evitar mirar y dormirse antes de acordarse de que aunque siga respirando, está muerta por dentro.

4. Abrid las miradas a la claridad de los hechos y aceptar que tenga que esconderme de vosotros, que no podéis hacerme más daño porque no tengo dónde guardarlo. Oh, Altazor, pájaro de pájaros, ángel expatriado de la cordura, dime, responde a tus preguntas; ¿Cuántos ángeles pueden bailar en la punta de un alfiler? Y desde hoy y para siempre, los versos de Huidobro reverberan en el eco de mi ataúd.

5. Podría cantar los mil motivos de este acto sorpresa o podría echarle la culpa al desamor y su jodida primavera. Pero no sería justo echaros la culpa cuando todo es ese miedo a hundir el alma cada vez que cierro los ojos. No compaginar mi yo feliz con este mundo banal y complicado, demasiado profundo para cualquier maldito corte en la muñeca de los diestros.

¡Me retracto!

Raquítico encubrimiento de la soledad en un estúpido listado del uno al cinco. Es más fácil que todo eso, aplastad los prejuicios y entonar la nana insomne que si me pierdo entre la gente habrá quien cubra mi cadáver.