Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 18 de abril de 2013

Dialogo IV

-Entonces ¿La quieres?
-Claro que la quiero, joder. Dios, te juro que mataría por ella.
-Pues ve a por ella, es fácil.
-No, no lo es... ella no me quiere a mi.
-Pues enamorala.
-No se hacerlo, lo he intentado, lo sigo intentando... Pero ella esta enamorada de otro, no puedo hacer nada y lo entiendo, a mi, por ejemplo, no podrían enamorarme ahora...
-Joder, eso es una putada ¿eh?
-Gracias por los ánimos tío. Además el otro siempre esta en medio, el muy cabrón sabía la verdad...
-¿Y qué verdad es?
-Me dijo que ella no me querría nunca, me dijo que no le importaba, que era su perrito faldero, su paga-fantas.
-¿Y es cierto? Joder...
-no lo sé. yo ya lo había pensado y además, estaba enfadado cuando me lo dijo, razón de más para creer que es cierto.Todo encaja.
-tío, olvídala, si ella no te quiere, si no le importas es porque no sabe valorarte.
-Que va, joder, nadie sabe valorarme entonces. Nunca he tenido amigos, amigos de verdad. ni siquiera tú.
-Yo sí, bueno, no, es cierto, no te quiero. de hecho a veces pienso que deberíamos morirnos de una vez, me aliviaría a mi, te aliviaría a ti y aliviaría a mucha gente.
-Ya, ya lo sabía, pero no es lo mismo... Tú, eres yo.
-Estás loco, tío.
-Gracias por escucharme
-A ti, ya sabes que cuando quieras.
-Buenas noches.
-Jaja, quitale el "buenas".