Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 18 de abril de 2013

Desvaríos de un suicida III

Sueños rotos, sueños destrozados. No encontraba motivación y me ha costado muy caro.


Perdí el tren de la oportunidad, salió antes de que yo llegara. Ahora no me queda nada ¿Qué hacer? No hay opciones, todas mis historias, todos mis sueños y deseos, todos rotos y destrozados con unas cuantas promesas. Perdido, humillado. Demasiados problemas para continuar respirando. Bajo el peso de la circunstancia me siento agobiado. he perdido el momento, tuve la oportunidad de salir adelante, tuve lo que otros muchos no tuvieron. Fui un estúpido y ahora no me queda nada más que la imagen de un sucio espejo con la que torturarme cada mañana.Sin pestañear, sin respirar, frío, pálido, tranquilo.