Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 9 de marzo de 2013

Desvaríos de un suicida

'No me dejes caer, tu indiferenciada es mortal. Frío, pálido. Abrumado por una oleada de sentimientos lúgubres, no se puede caer sin ser empujado. Recubierto por una fina capa de falsedad e hipocresía, ando perdido sin tu luz iluminándome el oscuro paseo de la vida. El dolor surge  tiemblan mis entrañas, prendiendo fuego a mi corazón resentido y envenenado por los celos y la envidia. Mi mirada, oscura y perdida. Una noche sin estrellas, sin luna a la que aullar. Perdido, soportando el peso de la circunstancia  viendo, observando, sin poder dejar de mirar. Tu sonrisa es dolor, ilumina hacía otro lado. Tu felicidad provoca sentimientos contradictorios no me engañes. ¿Te importa? 
Nudillos rotos, nudillos ensangrentados y cristales destrozados.'
N.R


Deber de encontrar algo a lo que amarrarme, una rama, un tronco, salir a flote. 
Soy Nacho, 'diecimuchos' años, frases cortas por capricho, músico en proceso. Amante de la música la gente denomina "ruido". Filosofía de Nirvana para no cortarse las venas. Gafas de lejos y libros de cerca. La voluntad por los suelos y una sonrisa de agravios. Un poeta feo, bueno, poeta solo a veces.