Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 11 de marzo de 2013

Desvaríos de una noche de Jueves.

Todo mal. Enfados, depresiones, suicidas y masócas. Mil pensamientos contradictorios nublan mi mente. Yo creía en los finales felices, yo tenía esperanza, quería felicidad, pero eso nadie lo entiende. Solo dolor y sangre. Que corra por el brazo. La primera vez es mala. La segunda es peor. A la tercera ya te acostumbras. Duele. Quitarse la vida. Me tiento.
Ella está triste y es por mi culpa.
Él la tiene a ella, ella le tiene a él.me jode pero es lo justo.
Desvaríos de una noche de Jueves.
No puedo quitarme de en medio, le dolería y no me lo perdonaría. Quedarme y mirar, quedarme para sujetarles las velas. Felices.


La otra noche hablamos de la suerte, este triangulo establece sus bases en el maltrato, la locura, lo suicida y el sufrimiento. A ellos les tocó lo peor, yo fui un niño bien. Yo ya tuve mi buena época, ellos no. Al final va a ser cierto que recibimos lo que merecemos. Si pasas una buena época es porque ya pasaste una mala y a la inversa. A ellos les toca lo bueno, a mi me toca lo malo. Es lo justo. Soy la tercera rueda de la bici. Si la vida te da patadas es porque encajas bien los golpes. Es lo justo, mierda. Así es como debe ser, así están bien las cosas. Ella y él. Y luego yo, ya si eso. Ella es suyo, no mía. Nunca lo ha sido y nunca lo será.